La Luna en el Tarot – Significado de la carta de la Luna

Significado de la carta de la LunaLa Luna en el Tarot: La Luna, uno de los arcanos mayores del Tarot, es uno de los más peculiares en cuanto a representaciones gráficas y simbólicas. La Luna tiene un rostro humano visto de perfil. La expresión es de extrema concentración, misteriosa, ambigua, esquiva y pálida, pero tiene una fuerza increíble que emana a través de la multiplicidad de rayos que la rodean, del mismo modo que el Sol.

Gotas de luz, de poder, caen de sus rayos hacia la tierra, y son recogidas, lamidas, absorbidas por las dos figuras canoides, tal vez lobos, que están debajo de ella, ávidas de esta energía. Dos torres medievales se sitúan debajo de ella, y en la parte inferior de la carta un crustáceo, tal vez una langosta, se exhibe en un estanque de agua, agarrando entre sus pinzas dos bolas de colores. Todo este conjunto se interpreta como el poder de la retaguardia. Lo explicaremos en breve.

La Luna no es un Arcano negativo

La Luna no es un Arcano negativo, porque los Arcanos sólo señalan las dificultades o facilidades que se pueden tener en determinados periodos de la vida, no son absolutamente ni negativos ni positivos. Incluso cartas como el Carro, los Enamorados y el Sol, que son positivas en sí mismas, pueden volverse negativas en un contexto en el que están rodeadas de otras cartas que se oponen a ellas. La Luna nos habla, por tanto, de todas esas intervenciones que se esconden detrás de los hechos, de las situaciones, y que a veces tienen un impacto aún más poderoso que lo que vemos inmediatamente, como lo representa la difusión, la dispersión de energía de las gotas dispersas que caen al suelo.

La Luna quiere aclarar que todo lo que se dice a nuestras espaldas

La Luna quiere aclarar que todo lo que se dice a nuestras espaldas, lo que se construye en silencio, no necesariamente manipulado, sino incluso simplemente ajustado, es quizá más poderoso de lo que somos conscientes. Los lobos, un animal que caza en las sombras, que aquí se representan aullando hacia la luna llena, están absorbiendo su energía, listos para desatar su poder y su agresividad. El crustáceo sale de las profundidades del agua, de un mundo sumergido, y comienza a caminar por un sendero que lleva al infinito, como si quisiera interponerse en el camino de alguien, con el objetivo de hacerle tropezar, instándole así a prestar atención y a purificarse para volcar una situación.

El significado general es que cuando la Luna sale en una carta del tarot en línea, hay que tomar una acción muy incisiva. Hay que mirar más allá de las apariencias para llegar a entender lo que hay que hacer.

Como la Luna es una carta que nos recuerda que lo que no vemos es quizás más importante que lo que creemos tener ante nuestros ojos, vamos a poner un ejemplo, combinándola, como ocurriría en una puesta, con otras dos cartas del Tarot en línea. La pregunta del consultante se refiere a la posibilidad de profundizar en un conocimiento que acaban de hacer, y la Luna sale entre el Loco y el cuatro de diamantes. La carta del Loco define a esta persona como un sujeto creativo, acostumbrado a manipular la realidad, a mostrarse interesante y sorprendente, pero quizás de forma construida, no del todo sentida.

La Luna a su lado es una advertencia de que esta persona está utilizando subterfugios, y el cuatro de diamantes especifica que esta muestra de ser diferente de lo que realmente es es porque hay un interés, aunque sea pasional, en la persona consultada. La aventura que acaba de vivir tiene muchas posibilidades de continuar, pero como una aventura.

Si en lugar de la Luna estuviera el Sol, el mago habría asimilado esta energía de la luz solar y su intención, su comportamiento sería ciertamente más claro, el interés en el consultante dado por el cuatro de diamantes estaría motivado por una emoción, por los sentimientos, y no sólo por la pasión.

Las mismas tres cartas del tarot, con la Luna al principio, luego el cuatro y finalmente el Loco, si se refieren a una pregunta sobre el trabajo, sobre el aprecio que uno recibe quizás de los superiores por su trabajo, dan otra respuesta. El cuatro del centro da una idea de una relación de igualdad con los superiores, una relación positiva, pero la luna del principio me dice que preste atención a los cambios que aún no se han revelado pero que se están definiendo en la empresa.

Al final, el mago nos asegura que seguramente seremos capaces de asumir las nuevas responsabilidades que se nos confíen. Estos dos ejemplos aclaran cómo la Luna es una carta positiva, que nos obliga a reflexionar sobre lo que no vemos pero que sin duda tendrá una fuerte influencia en lo que vamos a hacer.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4)

Deja un comentario