El Carro en el Tarot – Significado de la carta Carro

Significado de la Carta Carro en el TarotEl Carro en el Tarot: Comencemos con la descripción de la carta del Carro. Un hombre que conduce un carro sale de una ciudad, de la que vemos torres y edificios en el fondo. Un hombre que deja algo atrás y comienza un viaje de conquista utilizando su voluntad.

Las torres que se vislumbran detrás de él aluden a su pasado reciente, la ciudad que queda atrás es la partida hacia un destino lejano.

Un pequeño inciso: En la antigüedad, los campeones deportivos, los grandes guerreros, los héroes y los reyes solían celebrar una victoria desfilando por las calles de su ciudad como muestra del poder o las habilidades que poseían.

Lo mismo que hacen hoy en día los dirigentes, los jefes de Estado, los políticos importantes… sólo cambia el medio de transporte, no el fondo del desfile. Volviendo a la representación de la carta del tarot online, la figura que se ve conduciendo el carro es absolutamente una persona que desprende fuerza, confianza, determinación. Vestido con armadura, sostiene en su mano derecha un cetro coronado por una punta de oro, que atestigua sus nobles objetivos, orientados a la unidad y la conquista.

¿Que representan las lunas en la carta del Carro?

Las charreteras están representadas por dos lunas, una creciente y otra menguante, una clara analogía con la carta de la Papisa. Estas lunas, representadas como una máscara, parecen no tener expresión, como si quisieran cubrir los verdaderos sentimientos del hombre.

Hay muchos símbolos esotéricos presentes en esta representación de las cartas del tarot online, empezando por el cinturón del hombre, y terminando por el sol alado, el símbolo del héroe solar, pero también el símbolo de Isis, la diosa de las artes mágicas. Las estrellas, tanto en el tocado como en el dosel, devuelven la carta del carro a la de la emperatriz.

Lo más llamativo de todo son las dos esfinges, blanca y negra, que parecen tirar del carro.

En el Tarot de Marsella, las ruedas del carro parecen estar entrelazadas, una en sentido contrario a la otra, y parece que el carro no se mueve. Aquí las esfinges parecen incluso oponerse al movimiento del carro, de lo que se deduce que para que el carro se mueva es necesaria la voluntad de la persona que lo conduce. De hecho, el carro parece estar retenido por el agua, el signo de cáncer al que se refiere el carro, y por el suelo, simbolizado por el cubo geométrico entre las dos ruedas.

El dualismo entre emocionalidad y racionalidad es la clave de la representación la carta Carro

Las propias esfinges representan el corazón y la noche. La tarea del príncipe del carro es dominar estas dos fuerzas opuestas y, sobre todo, aprender a comprender que no obtendrá nada de la vida si no puede dominar el instinto y la emocionalidad.

Debe encontrar su equilibrio, y en ello le ayudará la siguiente carta, la de la Fuerza, que sólo en esta baraja tiene el número VIII, mientras que en otras está en otras posiciones. Por un lado la esfinge negra que corre el riesgo de volverlo demasiado emocional, por otro lado la blanca que lo empuja hacia la racionalidad, quitándole toda compasión. Sin embargo, las dos esfinges llevan un tocado a rayas blancas y negras, creando un compromiso entre las dos esferas vitales, la emoción y la racionalidad.

Entonces, ¿qué necesita el conductor para mantenerse en el camino correcto? Gran autodisciplina, fuerza de voluntad, una postura firme y decidida. Sólo así llegará a la victoria, a la conquista.

El número VII en estos arcanos mayores indica la conclusión de un ciclo y el comienzo de otro. El consejo que da es no rendirse, sino seguir adelante, perseverar con empeño.

Las palabras clave son arranque seguro, voluntad de éxito, conquista y poder.

El significado del anverso es tener éxito en el mundo mediante el buen uso de la voluntad personal, el logro, la consecución de objetivos con respeto a los demás, de ahí la rectitud moral.

En el reverso, la voluntad se debilita. La situación se detiene y se desciende a la contradicción. Se deja algo atrás, se cancelan los viajes, falta la libre iniciativa y se deja la iniciativa a otros. El miedo nos invade, falta el control necesario para realizar el propio deseo. Preocupaciones y ambiciones injustificadas. La falta de talento por lo que la necesidad de expirar en el oportunismo para obtener las cosas que desea.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Deja un comentario